Reiniciar manifiesta preocupación por oleada de asesinatos de líderes sociales y exige garantías

Enviado por prensa el Mar, 11/22/2016 - 17:07

SOSLa Corporación Reiniciar manifiesta ante la comunidad nacional e internacional su preocupación por la reciente oleada de asesinatos en contra de líderes sociales y activistas por la paz y exige se investiguen los hechos y judicialice a los responsables.

Exigimos que el Estado adopte medidas eficaces e inmediatas para brindar protección real y efectiva a los líderes sociales y campesinos, así como a las y los defensores de derechos humanos que trabajan por una Colombia en paz con justicia social. 

Hechos como estos no pueden seguir sucediendo en el país y a puertas de concretar la salida política del conflicto entre el Gobierno y las FARC-EP, el Estado tiene la obligación de brindar reales garantías de no repetición para evitar, especialmente, que ocurra otro genocidio como el desatado contra la Unión Patriótica a partir de los años 80 y también durante una coyuntura de búsqueda de la paz.

Según lo denunciado por distintas organizaciones, en lo que va corrido del mes de noviembre del presente año han sido asesinados cinco líderes sociales, en su mayoría integrantes del movimiento político Marcha Patriótica. Dos personas más ha resultado heridas en atentados y un estudiante se encuentra desaparecido.

La mayoría de los crímenes ocurrieron el pasado fin de semana y en las regiones del Meta, Caquetá y Nariño. El pasado viernes, 18 de noviembre, Erley Monroy, líder de la Asociación Campesina Ambiental del Lozada Guayabero, fue encontrado herido en la vereda Siberia, en San Vicente del Caguán, cerca del Batallón Cazadores, y fue trasladado a un hospital municipal, donde murió horas después.  

Al día siguiente y cuando salía del sepelio de Erley, el presidente de la Junta de la Vereda La Victoria, Hugo Cuellar, fue víctima de un atentado, durante el cual recibió varios impactos de bala y se encuentra actualmente en cuidados intensivos. 

En el departamento del Meta, el pasado viernes 18 de noviembre, fue asesinado Didier Losada Barreto, quien murió después de recibir varios disparos cuando se encontraba en su casa en la vereda Platanillo, en La Macarena. Losada era presidente de la Junta de Acción Comunal de esa vereda y líder campesino de Platanillo, jurisdicción de La Macarena.

En el departamento de Nariño, dos hombres armados atentaron este sábado contra el campesino Danilo Bolaños Díaz, integrante de Marcha Patriótica y delegado de comunicaciones de la Asociación de Trabajadores Campesinos del departamento, luego de que asistiera a un evento organizado por la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc). El domingo, en esa misma región, Rodrigo Cabrera, defensor de derechos humanos y también miembro de Marcha Patriótica, fue asesinado en Policarpa. 

En el departamento del Cauca fue asesinado el pasado 11 de noviembre José Antonio Velasco, integrante de la Asociación de Trabajadores Proconstitución de la Zona de Reserva Campesina de Caloto. Su cuerpo fue hallado con señales de tortura en una carretera del corregimiento de El Palo, de Caloto. En esa misma región, el primero de noviembre fue asesinado Jhon Rodríguez Torres, líder comunitario y militante de Marcha Patriótica, quien tenía 34 años. Su cuerpo tenía tres impactos de bala.

De otro lado, el joven de 24 años Hannier Hurtado, estudiante de Medicina de la Universidad del Valle, se encuentra desaparecido desde el 30 de octubre. Es integrante del movimiento Político y Social Marcha Patriótica, de la Unidad popular del Suroccidente Colombiano y de la Federación de Estudiantes Universitarios.
Dirigentes de Marcha Patriótica aseguran que en lo que va del año han sido asesinados 17 de sus líderes y desde su fundación, 123 integrantes han muerto en hechos violentos.