Buscando a los desaparecidos: ¿esperanza a través del proceso de paz en Colombia?

Enviado por prensa el Mar, 11/01/2016 - 15:24

ForoLos participantes de la conferencia ‘Buscando a los desaparecidos: ¿esperanza a través del proceso de paz en Colombia?’ discutieron medidas y mecanismos para que las víctimas de desapariciones forzadas puedan tener acceso a la justicia.

Los ponentes resaltaron dos temas: 1) las obligaciones del Estado colombiano de garantizar los derechos humanos independientemente de la implementación de un acuerdo de paz y 2) la importancia histórica del proceso de paz y la participación que tuvieron las víctimas de violaciones a los derechos humanos, quienes presentaron sus reclamos durante las negociaciones, pues sólo de esta manera los afectados pueden recuperar su dignidad humana a través de un primer paso esencial: la búsqueda de la verdad. 

Para lograr esto, los participantes hacen un llamado para continuar y fortalecer el proceso de paz. En este camino hay que crear espacios de diálogo, como este simposio, para contribuir a la construcción de la paz. Es importante recordar en este momento crítico para el proceso de paz, que las víctimas deben estar en el centro de la discusión nacional.

Las víctimas de desapariciones forzadas exigen el esclarecimiento del paradero de sus seres queridos y el establecimiento de una base de datos real de la totalidad de víctimas. Durante la conferencia se recordó que las cifras de desaparecidos oscilan desde 23.516 registradas por el Sistema de Información Red de Desaparecidos y Cadáveres del Instituto de Medicina Legal (SIRDEC) hasta 100.000 de los que da cuenta el Comité Internacional de la Cruz Roja Colombia.

Independientemente del proceso de paz, el Estado colombiano está obligado a respetar el derecho internacional humanitario y los tratados internacionales de derechos humanos, incluida la Convención de las Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas. Estos compromisos forman parte del Bloque de Constitucionalidad en Colombia.
Durante las negociaciones de paz, ambas partes acordaron algunas medidas humanitarias inmediatas para la búsqueda, localización, identificación y entrega digna de los restos de las personas desaparecidas y la creación de una Unidad Especial para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto y a razón del conflicto armado (Comunicado 62: http://pazfarc-ep.org/comunicadosconjuntosfarcsantoscuba/item/3108-comunicado-conjunto-62.html). Los asistentes al simposio resaltaron lo siguiente:

Primero, las medidas humanitarias humanitarias empezaron a implementarse a partir del momento en que se acordó el punto 5 del acuerdo sobre víctimas (el ejército y las FARC han venido entregando la ubicación de las tumbas) con ayuda del CICR y de Medicina Legal. Existe un marco legal vigente internacional (dos convenciones) y nacional (dos leyes internas) que dan soporte a la continuación y fortalecimiento de las medidas humanitarias inmediatas. El mecanismo especial acordado podría fortalecerlo, basta que las partes sigan con la voluntad de paz. 
En segundo lugar, la Unidad Especial para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas, como ente creado en el marco de los acuerdos, requiere de una ley especial autorizada por el Congreso de la República. Sin embargo, el presidente de la república tiene facultades especiales para crear tal Unidad Especial, sin un proceso legislativo previo (aunque lo ideal es que existiera un marco legislativo), basadas en la ratificación de las convenciones internacionales sobre desaparición forzada.Foro Psicosocial

El 14 de octubre de 2016 el Comité Contra la Desaparición Forzada publicó sus recomendaciones sobre la implentación de medidas en concordancia con la Convención Internacional contra Desapariciones Forzadas (http://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CED/Shared%20Documents/COL/CED_C_COL_CO_1_25513_S.pdf ). El Comité pone especial énfasis en tres recomendaciones, sobre las cuales el Estado parte debe rendir información dentro de un año:

• Que el Estado parte agilice el proceso de depuración y consolidación de la información sobre personas desaparecidas con miras a generar datos precisos y confiables que permitan adoptar medidas de prevención, investigación y búsqueda más eficaces (párr. 14);

• Que garantice en la práctica que cuando haya motivos razonables para creer que una persona ha sido sometida a desaparición forzada, se proceda a realizar una investigación exhaustiva e imparcial sin demora, aún cuando no se haya presentado una denuncia formal. Esto con la finalidad de asegurar que ningún caso de desaparición quede en la impunidad (párr. 20);

• Que el Estado parte continúe e incremente sus esfuerzos de búsqueda, localización y liberación de las personas desaparecidas y, en caso de fallecimiento, la búsqueda, respeto y restitución de sus restos (párr. 26).
Las y los participantes del simposio destacaron el apoyo nacional e internacional para que se mantenga la voluntad de paz de las partes y la celeridad en la aplicación inmediata de las obligaciones humanitarias y de derechos humanos de Colombia. Si bien insisten en que avances en el proceso de paz son necesarios y urgentes, subrayan que las medidas para proteger los derechos de las víctimas y asegurar justicia son obligaciones internacionales del Estado colombiano, y deben implementarse con independencia dela inestabilidad y los desafíos del proceso de paz. Se profundizaron los siguientes aspectos en las discusiones:

- Aplicación del enfoque de género durante la búsqueda, identificación y exhumación, así como también en la entrega digna de los restos de los seres queridos, el acceso a la verdad, la justicia, la reparación integral y las garantías necesarias para participar en los procesos de búsqueda y garantías de no repetición, cuidando las necesidades específicas e impactos psicosociales y diferenciales con respecto a las mujeres.

- Poner atención en la búsqueda de sobrevivientes de desaparición forzada y diferenciarla de la búsqueda de restos en fosas comunes o cementerios.

- Las víctimas de violaciónes a los derechos humanos viven actualmente grandes riesgos. Hay que aplicar medidas de prevención y protección integral con enfoque psicosocial para el apoyo y acompañamiento a las víctimas y garantizar su seguridad, vida, integridad y el ejercicio de sus derechos políticos.

- Prolongar el mandato de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia de manera inmediata, manteniendo la integridad de su mandato.

En las discusiones que se desarrollaron durante el simposio del 19 de Octubre de 2016 intervinieron, entre otros, Tom Koenigs, miembro del parlamento alemán y desde 2015 representante especial del Ministerio de Asuntos Exteriores para el proceso de paz en Colombia; Rainer Huhle y María Clara Galvis Patiño, miembros del Comité contra la Desaparición Forzada (CED); Yanette Bautista, directora de la Fundación Nydia Erika Bautista; Lisa Haugaard, directora del Latin America Working Group en Washington; Edinson Cuéllar Oliveros, representante del colectivo Orlando Fals Borda; y Diana Betancourt de la Corporación REINICIAR. Las organizaciones convocantes fueron el Instituto Alemán de Derechos Humanos y la Fundación Heinrich Böll.

Berlín, 26 de octubre de 2016
 

Foro Berlín