Vida, drama y legado de la UP

Enviado por prensa el Mié, 01/21/2015 - 16:15

Enero 21, 2015

Historia Crítica Uniandes

vida

Luis Emiro Valencia es sobreviviente del Genocidio contra la Unión Patriótica y cumplirá 93 años en el mes de marzo. Es economista de la Universidad Nacional de Colombia, experto en desarrollo social, economía solidaria y fue discípulo de Antonio García Nossa. En la actualidad se desempeña como consultor y es autor de varios libros entre ellos: Gaitán, Antología de su pensamiento social y económico y El Pensamiento Económico de Jorge Eliécer Gaitán, ambos de Ediciones desde abajo.

R: ¿Cuándo se unió a la Unión Patriótica y por qué?

LEV: Desde sus inicios. Llegué a la UP porque en la Universidad se organizó el movimiento socialista colombiano y desde ahí mi vinculación ideológica y política con el nuevo socialismo. Dos libros fundamentales del maestro Antonio García Nossa, La Democracia en la Teoría y en la Práctica y Dialéctica de la Democracia fueron los elementos ideológicos que transmití y compartí en mi militancia en la UP. ¿En qué consiste ese socialismo? Es democrático, moderno y participante y fuera de marcos dogmáticos.

R: ¿Qué cargos ha ocupado en la Unión Patriótica?

LEV: Vicepresidente de la UP, en 1988, y co-redactor de la plataforma y el programa aprobado en la segunda Asamblea Nacional de la UP en septiembre de 1989. Allí se planteó la democracia orgánica e integral, es decir, que debe ser política, económica, social, internacional y cultural. Es todo o nada. En esa línea me acompañaron Diego montaña Cuellar, Bernardo Jaramillo Ossa y José Antequera padre, entre otros. Fui asesor de Bernardo Jaramillo.

R. Usted está escribiendo el libro Vida, Drama y Legado de la UP en el que habla de tres períodos: orígenes, destrucción y eclipse. ¿En qué años se enmarcan esos tres momentos históricos?

LEV: El origen se da durante el gobierno de Belisario Betancur en el cual la UP nació como un proyecto de paz, no como una agencia civil de las Farc. Destrucción: empezó desde el nacimiento del Partido y tuvo un punto álgido con magnicidios como el de Jaime Pardo Leal y el de Bernardo Jaramillo Ossa en los 90; después, siguieron los asesinatos y la estigmatización de la UP hasta el día de hoy. El eclipse empieza en los 90 con el asesinato de Bernardo Jaramillo, quien fue presidente de la UP y candidato presidencial, ya que Bernardo representaba la tendencia democrática, moderna y anti-dogmática; al igual que otras personas como Diego Montaña Cuellar, José Antequera y esto ocurría en un contexto en que en la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas Mijaíl Gorvachov* hablaba de reformas. En esa época una delegación de la UP viajó a Europa. El legado de Bernardo Jaramillo Ossa sigue vivo y quedó plasmado en el programa orgánico integral elaborado en 1989.

R: En esos periodos, no incluye el florecimiento de la UP. ¿Acaso las balas asesinas no dieron espacio para el florecimiento del proyecto político?

LEV: No hubo espacio pero el crecimiento fue “aluvial”. Se expresó electoralmente con el apoyo de la gente y demostró al sistema dominante que la UP era alternativa de gobierno. Tuvimos senadores, representantes, diputados ¡llegamos al Congreso! Entonces el sistema al ver que la UP era una alternativa desató la estrategia de su destrucción y, lejanamente, se repite lo de Gaitán y el Gaitanismo. Memoria histórica y proceso de paz

R. Una de sus preocupaciones es la amnesia colectiva. ¿Qué estrategias se deberían usar para educar a generaciones de periodistas y ciudadanos que desconocen el surgimiento y Genocidio contra la UP?

LEV: La gran debilidad pasada y presente es la carencia de medios de comunicación. Creo que se debe socializar la información a través de conferencias, foros, en los colegios, universidades, en las juntas de acción comunal y las organizaciones sociales, etc. La información conduce al conocimiento, el conocimiento a la conciencia y la conciencia nos puede llevar a militar por causas nuevas.

R. ¿Cómo le parece el trabajo de memoria que hace Reiniciar?

LEV: Me parece que es modelo porque tiene una visión integral de los procesos culturales, sociales, políticos, y apunta al futuro; además tiene un sentido de apoyo a las ideas y los movimientos. Es un modelo teórico práctico – de producción de materiales y de apoyo a movimientos y personas comprometidos con los cambios del país. Su trabajo incluye publicaciones, eventos y movilizaciones de masas. R. ¿Cuando se hacen los ejercicios de memoria se habla mucho de las personas victimizadas, pero no de los territorios victimizados por qué?

LEV: Me parece que es una tremenda debilidad y un vacío porque la sociedad está encima de los territorios y en la tierra está el conflicto. Al hombre se le olvidó que es parte de la naturaleza -no rey de la naturaleza- y esta deformación cultural lo ha llevado a negar el ambiente y a destruir la naturaleza. La UP si tuvo en cuenta los territorios porque afectaba las alcaldías y en esas áreas se ven los grados de desarrollo del movimiento mismo y también del genocidio. Por ejemplo Urabá, Meta y Tolima son algunos de los casos más representativos.

R. ¿Qué papel podrían cumplir la UP y sus sobrevivientes en el actual proceso de paz?

LEV: Recuperar la memoria histórica y especialmente las raíces del conflicto y no hablar solo del conflicto en singular sino en plural: la tierra, la educación, la igualdad de oportunidades, y el ejercicio real del estado social y democrático de derecho que está descrito en la Constitución de 1991 pero aquí solo hay un sistema de arbitrariedad con leyes donde todo puede ser legal aunque no sea legítimo. (Yo fui asesor de Angelino Garzón en la Asamblea Nacional Constituyente de 1991).

R. ¿Cree usted que se obtendrá una paz con progreso colectivo o quedará un incendio mal apagado?

LEV: Yo creo que se va a una especie de armisticio donde las estructuras sociales, políticas, culturales cambian para que todo siga igual. Como dice Antonio Gramsci*: “La crisis consiste en que muere lo viejo y no nace lo nuevo”.

http://rusopedia.rt.com/personalidades/politicos/issue_138.html

Etiquetas